La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad